“No piensen con el cerebro, piensen con el corazón”

Claudia y Jorge Lencina son padres adoptivos. Decidireon como elección de vida poder brindar un lugar en la casa y en el corazón de ellos a niños huérfanos.

Una gran familia           

No pudieron tener hijos propios, lo que los ha llevado a eligir este camino de poder adoptar y hacer una familia. Pero no tienen uno, dos o tres hijos. Tienen diez! Hace 20 años que empezaron esta vida. “Nos habiamos hecho esta promesa de algún día, aunque tuvieramos nuestros propios hijos, poder adoptar. Pero bueno, Dios dijo que no, pero medió esta oportunidad de hoy tener esta maravillosa familia”, explica Jorge. Como cualquier pareja, al inicio imaginaron tener un bebe, pero Jorge confía: “la vida nos mostró  que también había otra oportunidad y ésta era de adoptar y traer niños más grandes a casa”.

Ahora los hijos de Claudia y Jorge tienen entre 6 y 20 años y hacen diferentes actividades; van a la escuela como cualquier grupo de hermanas y hermanos en una familia numerosa. Ellos son empleados públicos y la plata no les sobra, por eso Lencina afirma: “tenemos ya nuestros hijos, algunos que son grande y que también nos dan una mano en casa con los más chicos. Y la vamos piloteando así”.                                                      

“Cuando un niño no está con su familia de origen, legalmente va con su familia extensa, como los abuelos o tíos. Cuando eso no se puede, pasan por una institución. Ahí, la justicia y la SENAF, se encargan de conseguirle una familia. Esas familias están en listas para ser adoptivas, mientras que el niño tenga los requisitos de abandono. En Córdoba, hay un registro único de adopción en la calle 27 de Abril de General Paz en frente de la lotéria de Córdoba. Las familias que quieran adoptar tendrían que ir a notarse ahí y después entran en una lista dónde se los va llamando”, explica el mecanismo Lencia.

Del lado del niño, que se encuentra con una familia sustituta, en algunos casos la justicia los escucha. Tiene voz y voto. Les preguntan a ellos cómo se sienten, si están cómodos en la familia. En la familia Lencina, hay 4 hijos que llevan su apellido y seis, que están en caracter de guarda, podrán tener el apellido prontamente. “Tenemos fe que ellos escuchan a los chicos porque dicen lo que sienten y pensamos que ya, con la edad que ellos tienen, van a ser escuchado. Y  a lo mejor, ellos quieren quedarse en nuestra familia”, afirma Jorge esperando tener la adopción permanente de sus hijos .

Hogares con puertas abiertas

Además de su vida y experiencia familial con Claudia, Jorge es responsable de un hogar en Salsipuedes. Trabaja para la fundación Sierra Dorada http://sierradorada.com.ar/  de San Marcos Sierras que tiene tres casas para niños huérfanos: uno en San Marcos Sierras, uno en Salsipuedes y otra en Embalse Río Tercero. En el hogar de Salsipuedes donde trabaja Lencina, hay 18 niños desde los 6 a los 12 años. “La idea es que los chicos no tomen esto como una institución sino como una grán casa”, expresa Jorge Lencina. Y, en efecto, se maneja como una gran casa, hay operadores que están a cargo del hogar, tres por turno, mañana, tarde y noche. El director de esa fundación se llama Julio Laciar y a través de él, Jorge ha tenido la oportunidad de adoptar a su hija a los 13 años, quien hoy tiene ya 22 años. Claudia y Jorge están escribiendo un libro sobre su historia y en el, su hija escribió: “No piensen con el cerebro, piensen con el corazón”, para calificar lo que es importante en el proceso de adopción.

El mensaje

“Primero podria decirle a todos  que tengan el corazón abierto a esto, de sumar un integrante más a la familia, de ponerse de acuerdo en el matrimonio y saber hacer los duelos de que no podemos tener nuestro hijo biogólico, pero si tenemos esta oportunidad que Dios nos da y saber aprovecharla”, dice Jorge. Hay muchos chicos huérfanos que necesitan amor, no hay una edad determinada y la adopción no siempre se hace con un bebé sino también con niños y adolescentes. Sobre eso, Jorge explica: “Creo que a todos nos pasa este sueño de tener un bebé y no podemos sacarlo de la cabeza, pero también están estos otros niños que se les va a pasar el tiempo, que son olvidados en instituciones y que necesitán una familia, como cualquier niño”.

También es importante informarles que si no pueden adoptar, pueden apadrinar a uno o varios niños como festejar cumpleaños con ellos, pasar buen tiempo. Hay muchas posibilidades para ayudar, en muchos hogares. Jorge concluye diciendo: “niños en instituaciónes, hay un mónton, no sólo dónde yo estoy. En Córdoba hay jovencitos que necessitan este rol de padrino o de una familia sustituta”.

Aquellas personas que quieran contactarse con el hogar, pueden llamar al 03543 156 16804, o llegarse directamente a Belgrano 557 de Salsipuedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s